Ciclo de la vida

Me gusta más verles así. Desde arriba es muy bonito, claro: a la escenografía no le falta detalle. El balanceo, las luces y todas esas cabecitas pequeñas que me observan. Yo, en cambio, prefiero mirarles sin que se den cuenta, cuando están sumidos en sus pensamientos y comportándose con naturalidad. Al final no son tan diferentes a quienes les precedieron: los dos amigos que se quejan de sus jefes respectivos, el niño cuya mirada es puro asombro, el nene que se queda dormido en brazos de su madre ahora, justo cuando llego yo. Cuando llega el trono, quiero decir.

Eso sí, el itinerario ya no lo consultan en papel. Ahora usan ese otro artilugio.

Luis Ruiz Padrón. Doctor arquitecto y urban sketcher. Colaborador de los diarios SUR y La Opinión de Málaga. Síguele en Twitter: @luisrpadron

No hay comentarios
Añadir un comentario...

El email nunca se publica o comparte. Los campos marcados son requeridos *

POST RECIENTES