Archivos por categoría: El Marco

Conexión Divina

Es en la Cruz Verde y es cada Lunes Santo, los suyos se arremolinan para expresar su devoción como cada cual sabe, como desde siglos atrás se hacía en la cercana y desaparecida iglesia de la Merced. Él, el epicentro de un barrio que renueva su ancestral protagonismo en una heterodoxa y a la par…

No hay comentarios
Añadir un comentario...

El email nunca se publica o comparte. Los campos marcados son requeridos *

Piedad

Esta vez no lo sostiene en brazos, quizás porque ni siquiera puede. Pero comprende el sufrimiento, aunque no siempre entiende el por qué. Ella ve más allá. No se queda en la belleza de una talla. Para ella la procesión no es rutina, ni es cultura, ni es arte. Ella contempla. Y un año más,…

No hay comentarios
Añadir un comentario...

El email nunca se publica o comparte. Los campos marcados son requeridos *

La ley de la gravedad

Frente al sometimiento del cuerpo a la ley universal de la gravedad, el alma hace valer su levedad en busca de su elevación. La aspiración a la trascendencia se da hacia arriba: así en Cristo resucitado, en los ascetas esenios del Mar Muerto, en los místicos que contuvieron el cosmos entero en la podredumbre de…

No hay comentarios
Añadir un comentario...

El email nunca se publica o comparte. Los campos marcados son requeridos *

Cuando los semáforos miran al cielo

Sí, sé que hay una figura delante que lleva una cruz y que debería llamar mi atención; pero no parece pesarle, o al menos sus manos no simulan clavarse con esfuerzo en la madera; más bien la tientan con la delicadeza de un arrumaco. Tampoco veo la silueta de una rodilla rendida y doblada por…

No hay comentarios
Añadir un comentario...

El email nunca se publica o comparte. Los campos marcados son requeridos *

Fantasmas coronados

Miren fijamente la parte superior de la campana. Asoman (y no es un reflejo) tres cuerpos blancos que parecen estar planeando algo. Mi imaginación me dice que les importa poco la virgen coronada o el hombre de trono que parece dormir a sus espaldas. Quizás temen el próximo golpe de martillo. El mismo que durante…

No hay comentarios
Añadir un comentario...

El email nunca se publica o comparte. Los campos marcados son requeridos *

POST RECIENTES